//
Equipos de Alto Rendimiento

¿Qué es un Equipo de Alto Rendimiento?¿Cómo se diferencia de un equipo al uso?¿Cómo se llega a crear uno?

 

Un Equipo de Alto Rendimiento (EAR) es aquel equipo que ha alcanzado los objetivos propuestos de una manera excelente en términos de eficacia y de eficiencia. La creación de equipos de alto rendimiento se ha convertido en una prioridad para muchas organizaciones hoy día.

El primer paso para crear un EAR, y uno de los más importantes, es la selección de los miembros. Es fundamental poseer la formación técnica adecuada para cumplir con las tareas que se les encomendarán, el encaje emocional con el resto de miembros, y la motivación suficiente por el proyecto del equipo en el que se propone participar a los miembros.

Formación, emociones y motivación deben estar equilibradas. No basta con que los miembros del equipo posean una buena cualificación técnica; si no confían los unos en los otros, las tareas y funciones de cada uno no se integrarán adecuadamente con las de los demás, y no surgirán sinergias.

Los equipos de alto rendimiento  se caracterizan por lo contrario, por estar perfectamente cohesionados, lo que les permite:

  • cumplir perfectamente con los objetivos, con menos recursos humanos y materiales que otros equipos.
  • tener creatividad e innovar para, gracias a ello, alcanzar resultados con un menor esfuerzo, logrando objetivos superiores a los previstos.

Otro factor clave en la creación de un equipo de alto rendimiento radica en el talante de su líder. Debe ser una persona admirada por el resto del grupo por su ecuanimidad, capacidad técnica, calidad humana, capacidad de trabajo, empatía y apoyo continuo a los miembros del equipo.

Para lograr que nuestro equipo se convierta en un High Performance Team, tenemos que diseñar un programa de mejora continua, que incluya, entre otros, los siguientes elementos:

  • La fase en la que se encuentra nuestro equipo.
  • Los objetivos comunes a prever, programar y planificar, así como las actividades a abordar.
  • La asignación consensuada y con claridad, de tareas.
  • La aportación de cada miembro al equipo, y del equipo a la organización.
  • La actuación del equipo acorde con la cultura de la organización.
  • El seguimiento de los objetivos conseguidos por el equipo.
  • Las variables y criterios utilizados para recompensar la eficacia de los resultados.
  • Sinergia grupal: los valores del equipo.
  • El rol del líder de un equipo maduro.
  • Cómo conseguir un equipo capaz de auto-dirigirse.
  • Cómo dotar al equipo de la necesaria flexibilidad ante cambios y conflictos.

Para desarrollar un liderazgo compartido a nivel avanzado, para convertir al equipo en un equipo de alto rendimiento, algunos estudios señalan a que se necesita saber:

  • QUÉ MOTIVA AL EQUIPO DE ALTO RENDIMIENTO, a través de elementos que nos permitan conocer:
    • cómo identificar los intereses y motivaciones de cada miembro del equipo, para adecuar su trabajo a sus características y perfil.
    • cómo detectar el momento en que la productividad de algún miembro comienza a decaer, y cómo reconducir dicha situación para recuperar un alto nivel de rendimiento.
    • cómo compensar y equilibrar los puntos fuertes y débiles de cada integrante del equipo.
    • qué riesgos hacen peligrar la cohesión del equipo, y cómo superarlos.
    • cómo influye la cohesión del equipo en la ejecución de las tareas.
    • qué técnicas y habilidades permiten recuperar la ilusión inicial del equipo.
    • qué tipo de herramientas propician la auto-motivación de los miembros.
    • cómo generar un clima de motivación y cooperación para extraer el máximo rendimiento del equipo.
    • cuáles son las claves para mantener el espíritu del equipo a lo largo del tiempo, a pesar de las dificultades y conflictos.
  • LAS TÉCNICAS Y HABILIDADES QUE NOS PERMITEN UNA MEJORA PERMANENTE EN LA COMUNICACIÓN, a través de:
    • el favorecimiento de la iniciativa y la creatividad de los miembros, con una política de comunicación más abierta.
    • la creación de un ambiente de confianza y fluidez en la comunicación, dando y recibiendo feedback.
    • un nivel de comunicación en la productividad, rentabilidad y rendimiento del equipo.
    • la comunicación de forma convincente, en función de los distintos roles y personalidades que integran el equipo.
    • la transmisión con credibilidad y seguridad de decisiones difíciles e inesperadas a los miembros del equipo.
    • el conocimiento de los obstáculos y barreras más frecuentes en los canales de comunicación en un equipo ya experimentado, y cómo solucionarlos.
  • COACHING. Cómo conseguir un HPT a través del consejo y asesoramiento de arriba a abajo, y viceversa. De qué forma se puede fomentar el Coaching de los miembros del equipo para mejorar los resultados del conjunto.
  • QUÉ SITUACIONES DE CONFLICTO SE CREAN EN UN EQUIPO DE ALTO RENDIMIENTO, Y CÓMO MANEJARLAS DE FORMA POSITIVA, considerando:
    • las razones profundas en la generación de conflictos, en función de las distintas reacciones de los miembros del equipo.
    • el uso que de las diferencias existentes, se dé a la hora de crecer y mejorar.
    • la aceptación de los conflictos con acuerdos, y el abandono de posturas extremas.
    • el re-enfoque de situaciones difíciles para la facilitación de soluciones creativas.
    • el equilibrio entre la superposición de papeles formales o jerárquicos, y la red de relaciones afectivas.
    • la gestión de los deseos contrarios a los objetivos del equipo, que generan situaciones conflictivas.
    • la interpretación de actitudes ante una situación de conflicto, y el descubrimiento de los intereses ocultos.

– En cuanto al clima que se genera en este tipo de equipos, normalmente está caracterizado por:

  • Flexibilidad.
  • Responsabilidad.
  • Estándares.
  • Recompensa.
  • Claridad.
  • Espíritu de Equipo.

Otro aspecto importante dentro de los EAR-HPT es el liderazgo que se desarrolla: – que utiliza mayor repertorio de estilos de dirección, lo que permite una mayor flexibilidad a la hora de tratar diferentes situaciones. – que se apoya en los estilos orientativoafiliativoparticipativo y capacitador. – que no suele utilizar el estilo coercitivo, salvo que la ocasión lo requiera.

En el apartado dedicado a los estilos de dirección, encontraremos más información al respecto. En cualquier caso, no dejemos de lado el empeño en mejorar continuamente nuestros equipos de trabajo hasta lograr convertirlos en HPT. Entonces avanzaremos con los tiempos que nos tocan, y no antes.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: