//
Toma de Decisiones

En el entorno de las Operaciones, todo responsable debe tomar decisiones. Debemos, para ello, comprender cómo se toman, y conocer qué herramientas debemos utilizar. En gran medida, el éxito o fracaso de las personas y empresas dependen de la calidad de sus decisiones

“El ejecutivo de empresa es, por su profesión, alguien que tiene que tomar decisiones. Su enemigo es la indecisión, y su misión es superarla” (John McDonald)

A)   PROCESO DE TOMA DE DECISIONES.

Qué diferencia una buena de una mala decisión? Una buena decisión, la que utiliza un proceso para decidir analítico, se basa en la lógica, y considera todos los datos disponibles y todas las alternativas posibles.

Una buena decisión, también sigue los seis pasos siguientes:

  • Define con claridad el problema, y los factores o variables que influyen en él.
  • Desarrolla objetivos específicos y mensurables.
  • Desarrolla un modelo, es decir, una relación entre los objetivos y las variables, las cuales son también cantidades mensurables.
  • Evalúa cada solución alternativa en función de sus ventajas e inconvenientes.
  • Selecciona la mejor alternativa.
  • Implementa la decisión, estableciendo un calendario para su finalización.

La eficacia de las Operaciones depende de la cuidadosa toma de decisiones. Afortunadamente, existe una completa variedad de herramientas analíticas que ayudan en este proceso tan frecuente. Dos de las más corrientes y conocidas son las TABLAS DE DECISIÓN y los ÁRBOLES DE DECISIÓN, que puedes aprender con detalle en el menú de Herramientas y Técnicas – Dirección de Operaciones. En cada herramienta también incluyo algunos ejemplos para su mejor comprensión.

Se utilizan en gran número de situaciones de dirección, desde el análisis de nuevos productos hasta la planificación de la capacidad, planificación de la localización, programación de producción o planificación del mantenimiento.

En los diferentes apartados correspondientes, de cada menú, dispones de información al respecto de cada una de estas áreas.

B)   TÉRMINOS EN LA TOMA DE DECISIONES.

Independientemente de lo compleja que sea una decisión, o la sofisticación de la técnica utilizada para analizarla, todos los que tomamos decisiones nos enfrentamos a alternativas y a estados de la naturaleza:

  • Alternativa. Línea de acción o estrategia que puede ser elegida por quien toma la decisión.
  • Estado de la Naturaleza. Acontecimiento o situación sobre el que tiene poco o ningún control el que toma la decisión.

C)   TIPOS DE ENTORNO EN LA TOMA DE DECISIONES.

Los tipos de decisiones que tomamos, siempre dependen de la cantidad de información o conocimientos que tengamos sobre la situación.

Podemos distinguir tres tipos de entorno de toma de decisiones:

  • TOMA DE DECISIONES BAJO INCERTIDUMBRE.

Cuando existe total incertidumbre al respecto de cual de los estados de la naturaleza en el entorno de decisión puede presentarse. No podemos ni siquiera asignar probabilidades a cada posible resultado.

Contamos, entonces, con tres métodos de decisión:

  • MAXIMAX. Selecciona la alternativa que maximiza el resultado máximo de cada una de las alternativas. Se halla el máximo resultado de cada alternativa para, después, escoger la alternativa con el mayor valor. Al localizar siempre la alternativa con la mayor posible ganancia, este método se denomina también criterio de decisión optimista.
  • MAXIMIN. Selecciona la alternativa que maximiza el resultado mínimo de cada una de las alternativas. Se halla el mínimo resultado de cada alternativa para, después, escoger la alternativa con el mayor valor. Al localizar siempre la alternativa con la menor posible pérdida, este método se denomina también criterio de decisión pesimista.

Las opciones MAXIMIN y MAXIMAX presentan los escenarios de planificación, respectivamente, del peor y del mejor de los casos.

  • EQUIPROBABILIDAD. Halla la alternativa con el mayor resultado medio. Se calcula el resultado medio para cada una de las alternativas, que es la suma de todos los resultados dividido por el número de resultados que estimamos. Luego, se escoge la alternativa con el valor más alto. El enfoque de equiprobabilidad supone que cada estado de la naturaleza tiene la misma probabilidad de ocurrir.

  • TOMA DE DECISIONES BAJO RIESGO.

La toma de decisiones en situaciones de riesgo, que es el caso más habitual, se basa en las probabilidades. Pueden aparecer varios estados de la naturaleza, cada uno de los cuales tendrá una probabilidad estimada.

Los estados de la naturaleza deben ser mutuamente excluyentes y colectivamente exhaustivos, y la suma de sus probabilidades debe dar 1.

Dada una tabla de decisión con valores condicionales y estimaciones de probabilidad para cada alternativa o estado de la naturaleza posible, se puede determinar lo que denominamos Valor Monetario Esperado (EMV, Expected Monetary Value) para cada alternativa, que no representa sino el valor esperado o rendimiento medio de cada alternativa, si pudiéramos repetir la decisión en un gran número de veces.

EL EMV para una alternativa, es la suma de los posibles resultados de la naturaleza de la alternativa, cada uno de ellos ponderado por la probabilidad de que ocurra.

  • TOMA DE DECISIONES BAJO CERTEZA.

Las decisiones que se toman en este entorno, están influenciadas por los gastos que puede suponer contar con información exacta acerca de alguna alternativa de decisión. Puede resultar muy útil determinar el valor de esta información perfecta.

Marca una cota superior de lo que estaríamos dispuestos a gastar en información acerca de alguna de las alternativas de un proceso de decisión.

Es el concepto de Valor Esperado de la Información Perfecta (EVPI) en que se basa este proceso de toma de decisiones.

En cualquier decisión, si pudiéramos determinar qué estado de la naturaleza va a tener lugar, sabríamos qué decisión tomar. Una vez sabemos qué decisión tomar, el resultado mejorará porque ahora el resultado es una certeza y no una probabilidad.

Debido a que el resultado aumentará si se sabe qué estado de la naturaleza tendrá lugar, este conocimiento tendrá un valor.

A la diferencia entre el resultado en condiciones de certeza y el resultado bajo riesgo, se la denomina valor esperado de la información perfecta (EVPI).

Para hallar el EVPI, hay que calcular primero el valor esperado bajo certeza, que es el resultado esperado si se hubiera tenido una información perfecta antes de tomar la decisión. Para calcularlo, elegimos para cada estado de la naturaleza, la mejor alternativa, y multiplicamos su valor por la probabilidad de que ocurra. La suma total de esos productos nos dará el valor esperado bajo certeza.

El resultado bajo riesgo se calcula como en explico en el párrafo anterior.

(En los ejemplos detallados en el menú de Herramientas y Técnicas – Dirección de Operaciones – Tablas de Decisión, aplicamos estos cálculos).

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: