//
Principios Generales de Ética Profesional.

Recordemos, en primer lugar, que la ética es un tema desorganizado, no normalizado, extenso y con innumerables flecos, y que nadie es perfecto ni cubre todas las posibles situaciones de la realidad.

Los valores que la comunidad global de la dirección de proyectos definió como conformadores del fundamento de su toma de decisiones y que deben guiar sus actos son la Responsabilidad, el Respeto, la Equidad y la Honestidad.

Cada una de las cuatro secciones que los tratan, incluye normas obligatorias y normas ideales. Éstas últimas describen la conducta que nos esforzamos por mantener como profesionales, aunque su cumplimiento no se puede medir fácilmente. Comportarnos de conformidad con las mismas es una expectativa que albergamos para nosotros mismos como profesionales.

Las normas obligatorias, por el contrario, establecen requisitos en firme, pudiendo llegar a limitar o prohibir determinados comportamientos a los miembros de la Asociación. Los profesionales que no se comporten de conformidad con estas normas, podrán verse sujetos  los procedimientos disciplinarios establecidos en la Asociación a tal efecto.

CATEGORÍAS DE RESPONSABILIDAD PROFESIONAL Y SOCIAL.

PG1. RESPONSABILIDAD.

Obligación de hacernos cargo de las decisiones que tomamos y de las que no tomamos, de las medidas que tomamos y de las que no, y de las consecuencias que resulten de cada combinación de las anteriores.

Aspiramos a:

  • Tomar decisiones y medidas basándonos en lo que mejor conviene a los intereses de la sociedad, la seguridad pública y el medio ambiente.
  • Únicamente aceptar aquellas asignaciones que se condicen con nuestros antecedentes, experiencia, habilidades y preparación profesional.

En asignaciones de exigencia superior, nos cercioramos de que los interesados clave reciben información completa y oportuna sobre las lagunas de nuestra preparación profesional, a fin de que puedan tomar decisiones fundamentales relativas a nuestra idoneidad o formación necesaria.

Únicamente nos presentaríamos a licitación en los trabajos que nuestra organización esté capacitada para realizar, y sólo designaremos a personas idóneas para la ejecución de las tareas.

  • Cumplir los compromisos que asumimos, haciendo lo que decimos que vamos a hacer.
  • Cuando cometamos errores u omisiones, responsabilizarnos por cualquier problema que se origine a raíz de los mismos, y por cualquier consecuencia que de ellos resulten.

Los errores u omisiones de terceros, deberemos comunicarlos de inmediato al órgano de la Organización o Administración pertinente.

  • Proteger la información confidencial o de propiedad exclusiva que se nos haya confiado.

Este es un área en el que muchas personas tienen malentendidos. Las Legislacion Propiedad Intelectual, dan al propietario los derechos  exclusivos para hacer copias de un trabajo, o preparar trabajos derivados basados en él, siendo ilegal infringir estos derechos.

Sin el permiso del propietario de los derechos de autor, nadie puede copiar o reproducir una parte de un libro, crear un nuevo material basado en él o que incorpore cualquier parte del mismo, ni vender o distribuir copias de un libro. No es necesario un aviso de derechos de autor en el documento para que algo se considere protegido.

 El hecho de que las leyes de autor sean internacionales, significa que las personas podemos ser procesadas por copiar trabajos de autores fuera de sus países. La regla general es que no podemos copiar sin el permiso escrito de su autor. La recomendación en nuestras profesiones, cuando podamos vernos abocados a infringir derechos de este tipo, es hacer cualquier clase de preguntas, y tantas como necesitemos, antes de tomar cualquier acción que pueda provocar una violación de la ley de derechos de autor.

 …

Exigimos de nosotros mismos y de nuestros colegas:

  • Informarnos acerca de las políticas, reglas, normativas y leyes que rigen nuestras actividades laborales, profesionales y voluntarias, y las respetamos.
  • Denunciar las conductas ilegales o contrarias a la ética ante la dirección u órgano correspondientes; si fuese necesario, ante las personas afectadas por dichas conductas.

Específicamente, no nos involucramos en comportamientos ilegales: hurtos, fraude, corrupción, malversación de fondos o sobornos.

No nos apropiamos de propiedad ajena, ni abusamos de ella, incluida la intelectual, ni participamos en calumnias o difamaciones.

Como profesionales y representantes de nuestra profesión, no aprobamos comportamientos ilegales ni ayudamos a terceros a involucrarse en ellos, denunciando toda conducta no ética o contraria a la legalidad.

Cooperaremos con la Organización o Administración pertinentes en lo referente a las violaciones éticas y la recopilación de información relacionada, ya sea desde el rol de demandantes o de demandados, absteniéndonos, al mismo tiempo, de acusar a otros de falta de conducta ética si no contamos con todas las pruebas. La Organización o Administración deberán llevar adelante las acciones disciplinarias que estén contempladas a tal efecto contra las personas que deliberadamente realicen acusaciones falsas contra otros.

Recordemos que no somos quienes crearon estas normas o políticas, por lo que tampoco somos los mejores para explicar las razones que hay detrás de las mismas.

Pensemos que, si intentamos explicarlas a terceros, podemos hacerlo mal y representar a la política de forma errónea, costando incluso más tiempo y dinero a la compañía u organización a la que representemos. Es mejor dejar este tipo de acciones a los responsables directos de las normas, ciñéndonos solamente a cumplirlas y hacerlas cumplir.

PG2. RESPETO.

Deber de demostrar consideración por nosotros mismos, por los demás y por los recursos que nos fueron confiados, que pueden incluir personas, dinero, reputación, seguridad de otras personas y recursos naturales o medioambientales.

Un ambiente de respeto genera confianza y excelencia en el desempeño, al fomentar la cooperación mutua, entendida como promoción y valoración de la diversidad de perspectivas y opiniones.

Aspiramos a:

  • Informarnos sobre las normas y costumbres de los demás, evitando involucrarnos en comportamientos que ellos podrían considerar irrespetuosos.
  • Escuchar los puntos de vista de los demás, procurando comprenderlos.
  • Dirigirnos directamente a aquellas personas con quienes tengamos un conflicto o desacuerdo.

Al tratar con conflictos, es inapropiado e improductivo quejarse o hablar acerca del conflicto o acerca de otras personas a sus espaldas. Estos temas, casi siempre espinosos, debemos tratarlos directa y abiertamente con las personas cara a cara.

  • Comportarnos de manera profesional, incluso cuando no seamos correspondidos de la misma forma.

Evitaremos siempre involucrarnos en habladurías, así como formular comentarios negativos con el propósito de perjudicar la reputación de otra persona. También tenemos el deber de confrontarnos con quienes adopten este tipo de comportamiento, ya sea para con nosotros o para con terceros.

 …

Exigimos de nosotros mismos y de nuestros colegas:

  • Negociar de buena fe.
  • No aprovecharnos de nuestra experiencia o posición para influir en las decisiones o los actos de otras personas, con el fin de obtener, directa o indirectamente, beneficios personales a costa de ellas.

Desde luego, es una violación de la responsabilidad social y profesional tratar de influir en otros para que hagan lo que queremos, en lugar de lo que es más correcto o apropiado en una situación determinada.

  • No actuar de manera abusiva frente a otras personas.
  • Respetar los derechos de propiedad de los demás.

Profesionalmente, debemos evitar las exigencias, hacer peticiones por adelantado de lo que prevemos necesitar, planificar de forma realista, etc., tanto por nosotros como por quienes dependen de nosotros, a los que debemos el mismo respeto que nos tengamos a nosotros mismos.

Es probable que podamos aplicar un sistema de recompensas, reconocimiento y formación para con nuestros subordinados, de forma que siempre logremos trabajar de la forma más efectiva posible como equipo.

Normalmente, y mi experiencia así me lo dicta, los profesionales con personal a nuestro cargo no tratamos a las personas en la manera en que deberíamos. Si consideramos realmente la responsabilidad que tenemos hacia quienes nos rodean, profesional o personalmente, nos daríamos cuenta de cuánta necesidad tenemos de leer y asumir esta sección.

La manera en que las personas escogemos comunicarnos con los demás, también la incluyo aquí. Preguntar a los demás cuál es la mejor manera de informarles de algo o, sencillamente, de comunicarles algo, debería ser tarea común. Muestra respeto y consideración por los demás, por sorprenderte que les pueda resultar la pregunta.

Otro aspecto es el del respeto por las diferencias culturales, que también pueden llegar a dificultarnos determinadas prácticas o acciones en nuestra vida cotidiana. Una de las principales causas de las diferencias culturales, es el etnocentrismo, o considerar al mundo únicamente desde la perspectiva de la cultura del observador.

También las diferencias culturales pueden ocurrir entre individuos del mismo país. Siempre deberemos tomar las medidas a nuestro alcance para disminuir los impactos negativos de tales diferencias y magnificar los impactos positivos y la riqueza multicultural.

 PG3. EQUIDAD.

Deber de tomar decisiones y actuar de manera imparcial y objetiva, no debiendo presentar nuestra conducta intereses personales en conflicto, prejuicios, suposiciones, valoraciones ni favoritismos.

 

Aspiramos a:

  • Demostrar transparencia en nuestros procesos de toma de decisiones.
  • Revisar constantemente nuestros criterios de imparcialidad y objetividad, y realizar las acciones correctivas pertinentes.

Numerosas fuentes y experiencias revelan los conflictos de intereses como uno de los mayores desafíos de nuestra profesión, incluyendo los conflictos de lealtades o las situaciones que generan conflicto de intereses.

Como profesionales, debemos detectar los conflictos potenciales de manera proactiva, ayudando e insistiendo para que se resuelvan.

  • Brindar acceso equitativo a la información a quienes están autorizados a contar con ella, particularmente durante los procesos de licitaciones en el caso de acuerdos contractuales durante nuestro trabajo.
  • Procurar que haya igualdad de acceso a oportunidades para aquellos candidatos que sean idóneos a las mismas.

 …

Exigimos de nosotros mismos y de nuestros colegas:

1. Conflicto de Intereses.

Revelar de manera íntegra y proactiva a los interesados pertinentes cualquier conflicto de intereses, potencial o real.

Debemos señalar un conflicto de intereses a aquellos afectados, dejando que decidan cómo proceder. Si algo parece ser un conflicto de interés, debemos tatarlo como si realmente lo fuera.

  • Abstenernos, cuando nos damos cuenta de que estamos frente a un conflicto de intereses, de participar en el proceso de toma de decisiones o de intentar influir de otro modo en los resultados, excepto o hasta que se den las tres razones siguientes:
    • Hayamos revelado íntegramente la situación a los interesados afectados.
    • Contemos con un plan de mitigación aprobado.
    • Hayamos obtenido el consentimiento de los interesados para proceder.

Un conflicto de intereses ocurre cuando nos encontramos ante la situación de influir en las decisiones u otros resultados, a favor de una parte, cuando dichas decisiones o resultados son susceptibles de afectar a otra u otras partes con quienes tenemos un conflicto de lealtades.

 Debemos reconocer estos intereses divergentes, y abstenernos de influir en las decisiones o resultados cuando veamos el conflicto de intereses. Es muy importante ser siempre proactivos en el esfuerzo de detectar los conflictos incluso antes de que sean evidentes.

2. Favoritismo y Discriminación.

No contratamos ni despedimos, recompensamos o castigamos, adjudicamos o denegamos contratos, basándonos en consideraciones personales, incluyen el favoritismo, el nepotismo o los sobornos, entre otras.

  • No discriminamos a otras personas por factores como el género, la raza, la edad, la religión, la discapacidad, la nacionalidad, la ideología política o la orientación sexual.
  • Aplicamos las normas de la organización o grupo del que dependamos, sin favoritismos ni prejuicios.

Asegurémonos de comprender cómo deberían ser realizadas las cosas y tomadas las decisiones, en lugar de seguir simplemente lo que es común o práctica habitual en nuestra comunidad o mundo real. Hace falta un gran despliegue de valor para seguir estas pautas.

Es una violación de la responsabilidad profesional y social, utilizar nuestra posición para lograr intereses personales o ganancias comerciales.

PG4. HONESTIDAD.

Deber de comprender la verdad y actuar con sinceridad, tanto en cuanto a nuestras comunicaciones como a nuestra conducta.

Aspiramos a:

  • Procurar comprender la verdad con seriedad, e insistir en buscarla y reconocerla íntegramente.
  • Ser sinceros en nuestras comunicaciones y en nuestra conducta.
  • Proporcionar información precisa, eficaz y eficiente, en todo momento.

Tomamos las medidas adecuadas para garantizar que la información sobre la que basamos nuestras decisiones, o que proporcionamos a otras personas, es precisa, confiable y oportuna.

Tenemos el valor de dar las malas noticias, incluso cuando podían ser mal recibidas. Asimismo, evitamos echar la culpa a otros  u ocultar información, al igual que atribuirnos los méritos y logros de los demás, reforzando nuestro compromiso de actuar con honestidad y responsabilidad.

  • Las promesas que hacemos y los compromisos que fijamos, ya sean implícitos o explícitos, son de buena fe.
  • Esforzarnos en crear un ambiente en el que los demás se sientan seguros para decir la verdad y actuar con la misma honestidad que nosotros profesamos.

Exigimos de nosotros mismos y de nuestros colegas:

  • No involucrarnos ni aprobar comportamientos tendentes a engañar a terceros, entre los que destacan:
    • realizar declaraciones falsas o engañosas,
    • decir verdades a medias,
    • proporcionar información fuera de contexto o
    • retener información que, si se conociera, convertiría nuestras declaraciones en engañosas.
  • No involucrarnos en comportamientos deshonestos para beneficio personal, ni a costa de terceros.

Nos proponemos ser sinceros. Las verdades a medias y la no divulgación de información con el propósito de engañar a los interesados, constituyen conductas tan poco profesionales como realizar declaraciones falsas abiertamente.

Nos obligamos a cultivar la credibilidad, proporcionando siempre información completa y precisa.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: