//
estás leyendo...
Comunicación

La Escucha Activa.

Lo que peor sabemos hacer en el proceso de la comunicación. ¿Qué es escuchar activamente?

Cuando escuchamos activamente, se deja de lado por un tiempo el ritmo normal de dar y recibir que, generalmente, caracteriza la conversación; significa dejar aparte nuestro propio punto de vista para sintonizarnos con la otra persona.

Cuando escuchamos activamente, el hablante siente que:

  • se le piden opiniones.
  • no tiene que ser perfecto.
  • es respetadoy que le infunden mayor respeto.
  • se confía en él.
  • no tiene que fingir, ni tratar de ser muy normal.
  • le escuchan
  • consideran y analizan sus puntos de vista.
  • se interesan por él y por lo que transmite y siente.

Cuando escuchamos activamente, debemos evitar determinados comportamientos que, por otro lado, denotan que no estamos escuchando activamente si los identificamos con nuestra actitud. Hemos de evitar:

  • Hablar de uno mismo.
  • Cambiar de tema.
  • Aconsejar, diagnosticar, tranquilizar.
  • Pensar por adelantado lo que se va a responder.
  • gnorar o negar los sentimientos del hablante.
  • Fingir que se ha comprendido, si no es así.
  • Obviar las necesidades, preocupaciones, ansiedades o dificultades del hablante.
  • juzgar lo que oímos.

Los objetivos de la escucha activa son OBTENER INFORMACIÓN, y corroborarla, AFIRMACIÓN, que la persona a la que escuchamos se escuche a sí misma a través nuestro, y CONFIRMACIÓN, que la persona que habla sepa que se le ha escuchado.

A la hora de poner en marcha cualquier serie de estrategias o habilidades dirigidas a favorecer una escucha activa, debemos previamente conocerlas y entrenarlas, para asegurarnos de que realmente logramos alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto.

RESPUESTA EN ESPEJO.

Implica repetir lo dicho por el hablante con anterioridad, exactamente de la misma manera y empleando las mismas palabras. Se pueden repetir frases, expresiones, palabras o gestos y movimientos.

RESUMEN.

Consiste en exponer brev emente las ideas, sentimientos, hechos e informaciones relevantes que hayan surgido durante la conversación. Puede resumirse lo dicho por una de las partes, el contenido general de la interacción de ambas, lo acontecido en la conversación, resumir los pre-acuerdos, puntos en común, etc.

REFORMULACIÓN.

Implica decir de otro modo algo que fue expresado con anterioridad. Puede reformularse lo expresado, sentimientos de reconocimiento, cambiar reproches por peticiones concretas o lo negativo por positivo, etc.

La reformulación es la técnica estrella de la escucha activa. Con ella podemos a un mismo tiempo:

  • corroborar información.
  • permitir que cada parte pueda escucharse a sí misma a través de nuestras palabras.
  • que las partes tengan la sensación y/o certeza de que se les ha escuchado correctamente.

Al reformular, cuantas más palabras literales usemos, mejor. En relación a sentimientos, mejor plasmar nuestras propias palabras. Hay muletillas interesantes que podemos utilzar:

  • Si te he entendido bien…
  • Según tu punto de vista…
  • Creo entender que…
  • Me da la impresión de que…
  • Lo que me está quedando claro es que…

La escucha activa es particularmente útil en casos de mediación en conflictos grupales o con varias partes interesadas en la resolución del mismo, y que acudan a nosotros para ayudar a resolver. Es también, probablemente, una de las mayores fuentes de conflicto en amistades cuando se tiene la sensación de que alguien no nos ayuda a pesar de acabar de contarle lo que nos pasa. Es una buena herramienta para trabajar con nostros mismos y mejorar nuestras relaciones a cualquier nivel.

(basado en documentación a cargo de Gabinete Psicológico Adara – Logroño – www.adarapsico.com)
Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Archivos

Categorías

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: